Ideas para crear un jardín interior


Los jardines de interior han vuelto a ponerse de moda de la mano de la arquitectura contemporánea, ya que permiten disfrutar de un espacio exterior íntimo sin ruidos y sin mantenimiento, que además, aporta luz y espiritualidad a la vivienda.

Los jardines de interior son un elemento a tener muy en cuenta si se está proyectando una nueva casa o pensando en su reforma integral. Se trata de una forma inteligente de aprovechar los espacios sin necesidad de que dormitorios, cocinas, salones e incluso baños tengan vistas exteriores, principal objetivo de la arquitectura residencial en la segunda mitad del siglo XX.

La diversificación de los espacios destinados a vivienda ha puesto de manifiesto que es importante disponer de luz natural, pero no tanto de vistas exteriores. La fórmula no es nueva, y lleva siendo utilizada en edificios de oficinas mucho tiempo.

La idea es que la luz cenital llegue a rincones de la vivienda como el cuarto de baño o la entrada que de otro modo permanecerían en penumbra, a menudo protegiendo ese espacio con cristales.


Ventajas de los jardines interiores

Las ventajas de los patios y jardines interiores frente a las terrazas y jardines exteriores son múltiples: menos ruido, mantenimiento más sencillo de las plantas al estar al abrigo del viento, del sol y de otros factores climatológicos adversos. Las necesidades de las plantas no difieren mucho de las de cualquier planta de exterior: necesitan luz, una temperatura agradable, algo de humedad y buena ventilación. Para crear un aspecto más pulcro y evitar el crecimiento de malas hierbas, el sustrato se puede cubrir con grava, piedra de río, corteza de árbol, etc.


Cómo crear tu jardín interior

Si se vive en un piso bajo: Abra su casa a la luz que penetra por el patio. Deje de acumular cosas inservibles en él y de usarlo como trastero, acristala las paredes interiores de la vivienda, forra la pared de piedra y transforma el espacio con plantas que puedas ver desde diferentes espacios de la casa. Si no quiere verlo desde el punto de vista espiritual, mírelo así: revalorización automática.

Si vive en un último piso, un ático: Los tragaluz de las casas son estupendos amigos de las plantas. Les aportan luz natural buena parte del día mientras crecen abrigadas del resto de factores desfavorables como exceso de sol, frío, viento. Aprovéchelo y cree bajo el mismo un templo dedicado a las plantas, agrupando macetas o haciendo una jardinera de obra. Si el espacio se lo permite, puede acristalarlo en forma de pequeño invernadero.

En viviendas unifamiliares: si dispone en casa de un espacio interior con luz, por pequeño que sea, está de suerte. Permite prescindir de muchos tabiques en la casa y crear espacios diáfanos desde los que divisar el jardín interior.


Fuente: decoestilo.mujerhoy.com
 


Últimas Propiedades

Departamentos

Alquiler

© 2017 - Inmobiliaria Premium - Todos los derechos reservados