Disfrutar al aire libre



Espacios exteriores. El patio, el jardín o el solárium se pueden diferenciar con el mobiliario. Algunas ideas y sugerencias para lograr un sector con estilo.

 

Crear un espacio exterior que resulte cómodo y con detalles estéticos puede cambiar sensiblemente el jardín de la casa e incluso un balcón, usando el ingenio y aprovechando cada centímetro.

Lo cierto es que, cualquiera sea la dimensión disponible, la idea es acompañar adecuadamente con el mobiliario el ambiente natural que proporciona este sector de la casa. Por eso, cada elemento debe resultar lo suficientemente cómodo y permitir el disfrute pleno de estar al aire libre.

Qué elegir

Hoy, el mercado ofrece un amplio abanico de modelos que ayudan a lograr distintas ambientaciones, sin resignar belleza ni funcionalidad: desde reposeras y poltronas, pasando por sillones y apoyapiés, hasta mesas y sillas resistentes a la intemperie.

Puede optarse por mesas altas tipo comedor, mesa centro de living y laterales de apoyo o arrime. También son comunes las poltronas, diferentes reposeras y juegos de living de cuatro o cinco piezas.

Es recomendable buscar una coherencia de estilos entre la decoración interior y la exterior. Básicamente, que el afuera se integre de algún modo a la vivienda.


Materiales 
 

Con respecto a los materiales, la situación es similar y se consiguen de múltiples características. En ese sentido, el aluminio, solo o combinado con textileno, plástico rotomoldeado y PRFV (plástico reforzado en fibra de vidrio) son algunas de las propuestas.

Nunca están fuera de moda los de madera, y son muy requeridos los de ratán sintético, un material que no requiere mantenimiento. Si bien tienen duración limitada en el tiempo (vida útil de 10 años), se pueden combinar con diversos materiales y géneros, con su buena variedad de colores.

Para quienes se inclinan por el estilo rústico, hay numerosas creaciones con madera de obra pintada y tratada. Es el caso de los pallets o tarimas, que se incorporan al mercado como una variante más económica. Sin embargo, sus desventajas son requerir cuidado frecuente y la poca durabilidad.  
 




 

Al costado de la pileta
 

Otro de los sectores de protagonismo en el espacio exterior es el solárium. Allí sobresalen las reposeras fijas o móviles, como complemento ideal de la piscina. Aportan aires de exclusividad y se adaptan a diferentes estilos.

Desde André Kevin destacan la reposera fija Samay: ergonómica, con curvaturas adecuadas para relax, posee un buen apoyo para las piernas, cintura y espalda, lo que la hace un producto confortable para tomar sol y descansar. Es de polietileno con filtros UV, lo que la libera de mantenimiento, la hace resistente (soporta granizo) y durable (más de 20 años). Se ofrece en una amplia variedad de colores: blanco, negro, naranja y beige, amarillo, verde, rojo, violeta, celeste y chocolate.

También las hay fabricadas en plástico reforzado con fibra de vidrio (PRFV) y las de madera realizadas en eucaliptus grandis forestado, de excelente terminación, un clásico en la decoración de los patios. Su única desventaja es que requieren de mantenimiento regular, pero la dureza de la madera, junto a un tratamiento adecuado, garantiza un producto para muchos años y con mucho estilo.

Finalmente, otra posibilidad son las fabricadas en metal, entre las cuales el aluminio es el más elegido. Combinadas con textileno, se erigen como un producto de alta calidad y casi eterno. Si bien son más costosas, su valor se compensa con la durabilidad. De líneas puras y simples, resultan aptas para patios y jardines con estilo minimalista.

 

Para tener presente
 

En la intención de aportar ideas, los profesionales consultados apuntaron una serie de acciones que pueden ayudar a elegir el mueble indicado:

Verificar que los muebles y sus complementos resistan la intemperie, particularmente el sol del verano y la lluvia.
Que las medidas se adapten al espacio y las necesidades de quienes habitan la casa.
Los muebles que se pliegan se adaptan a los espacios reducidos. Son altamente funcionales y cómodos. Además, pueden retirarse cuando no se usan.
En los balcones, donde cada centímetro cuenta, un simple juego de mesa y dos sillas animarán visualmente un espacio pocas veces considerado. En estos casos, los juegos de aspecto vintage están muy de moda.
Es necesario saber que los muebles de hierro o madera necesitan mantenimiento regular (especialmente la madera, una vez al año).  
 




Fuente: http://www.lavoz.com.ar/casa-diseno/


Últimas Propiedades

© 2017 - Inmobiliaria Premium - Todos los derechos reservados