Cada oficina con su estilo


Es claro que cada oficina tiene su estilo. Y muchas veces eso tiene que ver con la profesión o tipo de actividad que en ella se ejerza. También el factor imagen es todo un tema a tener en cuenta. Porque no se trata sólo del mensaje que podemos proyectar hacia afuera, sino que, más importante aún, es la imagen que los empleados tienen de su lugar de trabajo. Eso los pondrá proactivos, serios y estructurados, creativos, seguros y firmes, dependiendo del entorno creado. Como siempre decimos, el diseño no es sólo estética, si no por sobre todo una forma de comunicación.

Podríamos, entonces, pensar en hacer una comparación. Cada persona tiene su estilo al vestirse, que está bastante ligado a su personalidad, profesión o rol que cumpla en la sociedad. Con la oficina pasa lo mismo. Necesita estar “vestida” de acuerdo a las necesidades y carácter que le imprima el trabajo allí desempeñado. Algunas de las opciones, a continuación:

• El estilo tradicional está marcado por el conservadurismo. La estética es limpia y elegante, con ideas clásicas y con cierto peso visual. Esto proyecta una imagen de seguridad, de confianza y responsabilidad. Es el estilo típico de un estudio jurídico o contaduría, despacho de políticos u oficina de banqueros.
• Del otro lado, el estilo casual es minimalista pero colorido, está basado en pocas ideas pero de buen diseño, a la vez que resultan prácticos y funcionales. Transmiten la idea de simpatía, buena energía y proactivo. Concuerdan con la descripción, las oficinas de los arquitectos, periodistas o trabajos relacionados con las nuevas tecnologías.
• Además, el estilo elegante es pura sofisticación. Objetos que pueden ser ultra modernos, con líneas sencillas y colores neutros. Todo revela seguridad, prestigio, autoridad. Una categoría que apunta directo a las oficinas de ejecutivos.
• El estilo creativo es el que mayor difusión recibe actualmente, con las nuevas oficinas modernas. Una completa gama de colores, texturas y diseños, forman una combinación muy original. Todo parece amigable, espontaneo, creativo. Son oficinas ideales para diseñadores, nuevas tecnologías y publicistas.

Así, al proyectar un estilo e imagen, hay que saber que es sumamente importante tener en claro nuestra percepción de lo que queremos transmitir, como así también las ideas y prenociones de lo que la gente piensa sobre nuestra profesión. Involucrarnos en el lenguaje de la decoración puede ser el puntapié para alcanzar una oficina con sello propio.


Fuente: elinmobiliario.com

Últimas Propiedades

Departamentos

Alquiler

© 2017 - Inmobiliaria Premium - Todos los derechos reservados